Mercurio retrógrado en Piscis influyó en el proceso de caída general de las redes sociales, bloqueando, haciendo lenta y en ciertos casos imposible la comunicación, a lo que se suma que estemos en un ciclo llamado astrológica y energéticamente “La purificación ardua para la humanidad y el planeta”.

 

La explicación de este proceso desde el espíritu, es que vuelvas a conectarte contigo mismo y con tus seres queridos, además de que estés enfocado y ordenes tu vida de manera consciente.

 

Urano, que es el planeta de las transformaciones drásticas, de las revoluciones, los conflictos y los cambios profundos, está volviendo a su casa, a la casa de Tauro. Su permanencia será de 6 años. Esto implica que sus influjos nos llegarán de lleno como humanidad. Recorrió ya todas las otras Casas del Zodiaco y llega a su hogar, revisándolo y ajustándolo a su propia energía.

 

Volvemos a retomar un ciclo del pasado, pero de manera intensificada y en otra vibración más acelerada que hace 84 años atrás. Las revoluciones de los años 30 se repetirán. Las guerras mundiales también están en un punto de inflexión grave, las polaridades cambian ya, y nada será como lo fue.

 

La casa de Tauro agranda más aún las polaridades y se exacerba más la emocionalidad por la pasión del toro Tauro.

 

La prueba del universo es enorme para la humanidad, se nos probará en este segundo ciclo para ver si somos capaces de seguir evolucionando.

 

Julio será un mes muy delicado y de muchas confrontaciones para el colectivo de la humanidad a todo nivel. El eclipse del 2 de Julio, evento astronómico sumado a este ciclo, será una conjunción que nos permitirá retirarnos a nuestro interior con aceptación, lo que implicará un tiempo de estar a oscuras solo con nosotros mismos, de sincronizarnos con nuestro interior y activar nuestros campos sensoriales.

Nuestra Glándula Pineal tendrá la maravillosa oportunidad de despertar a los sentidos superiores de visión, siempre y cuando nos reconectemos y estemos en sincronía con el todo de manera definitiva.

 

La revolución de nuestros sentidos será muy fuerte, son muchos quienes se sienten ya y se sentirán muy mal de manera emocional, psíquica y físicamente. Están siendo y serán afectados por cuadros psico-emocionales complejos, con síntomas asociados tales como: nerviosismo, angustia, ansiedad, tristeza, depresión, crisis de pánico, pesadillas, ira, impotencia, rabia, desequilibrio desesperación, distorsión, locura y demencia, entre otros.

La masa ciega humana se verá fuertemente impactada por este acontecimiento. Se hará necesario que el ser humano cuide su higienismo energético, se prepare y prevenga, este alerta y vigilante.

 

¡Luz!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.